Cinco herencias para cinco mascotas

Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre. Bueno. Quien dice perro, dice gato, hámster o, por qué no, peces. Suele ser tan grande y profundo el amor que puede llegar a sentir una persona por su mascota que, si fuera posible, le dejaría al fallecer todas sus posesiones.

¿Si fuera posible? Así es. Sentimos comentar que en España las mascotas nunca pueden ser los herederos de la fortuna de su dueño, únicamente las personas físicas o jurídicas – empresas-. Pero ello no quiere decir que no ocurra en otras partes del mundo. En el derecho anglosajón suele ser común encontrarse casos de multimillonarios que dejan a su mejor amigo todas sus posesiones.

Günther III

La condesa alemana Carlotta Liebenstein dejó a su perro 53 millones de euros en un fondo de inversión. Un dinero que se destinó a comprar la antigua residencia de Madonna en Miami.

Jasper

Diana Myburgh, dueña de una cervecería británica, dejó 100.000 euros a Jasper, un perro que rescató del refugio de animales.

Jock

Winston Churchill dejó en su testamento una parte de su fortuna a Jock, uno de los numerosos gatos que tuvo el primer ministro de Reino Unido.

Tinker

Este gato callejero tuvo la fortuna de encontrarse con Margaret Layne, que lo acogió y le dejó al fallecer una casa valorada en 700.000 euros.

Conchita

El adorable chihuahua de la hija del artista Víctor Posner, Gail Posner, recibió un fondo monetario de 2.6 millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*