¿Cuáles son las funciones de los notarios?

Los notarios son profesionales con una alta preparación que te ayuda, asesora y garantiza que tu contrato o negocio esté ajustado a la más estricta legalidad. Es recomendable que acudas a una notaría si tienes previsto hacer la escritura de un piso, otorgar un poder, hacer testamento, constituir una sociedad, celebrar capitulaciones matrimoniales o cualquier asunto de tipo jurídico relacionado con la contratación privada civil o mercantil, con la vida familiar o con las sucesiones por causa de muerte.

Acudir a un notario para los trámites referidos anteriormente siempre es un seguro de que estás haciendo las cosas bien. El Consejo General del Notariado resume las características de la profesión en las siguientes:

  • Garantía de seguridad y legalidad: su objetivo es que el contrato, negocio o declaración esté ajustado a la legalidad y sea inatacable. La escritura pública es fehaciente ante los tribunales de Justicia: nadie pone en duda su veracidad.
  • Tranquilidad: firmar cualquier documento ante notario aporta la tranquilidad de que el negocio o contrato es definitivo, inamovible y eficaz.
  • Cercanía: por su distribución territorial siempre tendrás un notario cerca que podrás elegir con total libertad.
  • Un profesional altamente cualificado: el acceso al Notariado exige estudios intensos y profundos, que se comprueban con un mecanismo de selección duro y objetivo. Los notarios actualizan de forma constante sus conocimientos profesionales en los ámbitos autonómico, nacional e internacional.
  • Independencia: los notarios sólo están condicionados por la Ley, no depende de ningún interés político o empresarial.
  • Modernidad: Los notarios tratan de adelantarse y prevenir los nuevos requerimientos sociales y tecnológicos y adaptan sus funciones de forma permanente a cualquier innovación.
  • Eficiencia: El coste de la intervención notarial es muy inferior a los costes sociales y económicos que evita. Sólo una pequeña parte de lo que se paga en la notaría pertenece a la factura del notario. La mayor parte es una provisión para hacer frente a impuestos, honorarios de registradores y gestores y otros gastos generados que el notario abona en nombre del cliente.

Ante todo tiene que quedarte claro que el notario es un funcionario público del Estado que debe proporcionar a los ciudadanos la seguridad jurídica que promete la Constitución en su artículo 9º en el ámbito del tráfico jurídico extrajudicial.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*